1522KO GUDUA, BI BERTSIOTAN

Irungo San Martzialgo lehenengo guduaren 500. urteurrena izango da aurki: 2022ko ekainaren 30ean, hain zuzen. Baina, data horretan, irundarrek ba al dute zer ospatzekorik? Batzuek, ezetz uste dute, Nafarroako Erresuma Gaztelaren menpetik askatzeko huts egindako saiakera izan zelako; beste batzuek, ostera, baietz, Irun Frantziaren esku erortzetik salbatu zutelako. Emaitza bat bakarra izanik ere, kontatzeko moduek aldatu egiten dute gertatutakoarekiko ikuspegia.

Iñaki Garrido historialaria da Irun Frantziaren esku erortzetik salbatua izan zela pentsatzen dutenetako bat. Hain zuzen ere, San Martzialgo gudaren 500. urteurrena goraipatzeko Irunen sortu duten fundazioaren lehen ekitaldia Garridok gaiari buruz idatzi duen liburuaren aurkezpena da. Aldiz, Luis Maria Martinez Garate ingeniariak eta Nabarraldeko kide eta fundatzaileetakoak oso bestelako iritzia du. Gaztelak Nafarroako Erresuma inbaditu zuen, eta San Martzialgo guda 1512an galdutako subiranotasuna berreskuratzeko saio bat izan zen. Nafarroak Frantziaren laguntza jaso zuen Gaztelaren kontra egiteko.

Garridoren arabera, XV. mendeko azken urteetan eta XVI. mendeko lehen hamarkadan, Bidasoa Barreneko egoera “nahiko zaila eta nahasia” zen. “Europa guztia gerran zegoen, iparraldetik hegoaldera eta ekialdetik mendebaldera, eta Europako hegemonia politikoaren kontrola batez ere bi estaturen artean lehiatzen zen: batetik, gorabidean zihoan austriarren Espainia, eta, bestetik, bateratze prozesuan murgilduta zegoen Frantzia”.

Irungo egunerokoan, tentsioa agerikoa zela dio Garridok, “batez ere, gerra fratriziden ondorioz Nafarroan zegoen ezegonkortasunagatik, eta Espainiako monarkiak Nafarroa konkistatzeko geroz eta interes handiagoa zuelako”. Eta, haren arabera, bi koroek, Espainiakoak zein Frantziakoak, ez zeukaten inolako asmorik tentsio hori txikitzeko. “Horren adibide dira Albako dukeak 1512an eta 1530ean Nafarroako Erresuma konkistatzeko helbururekin egin zituen erasoak. Eta, gugandik gertuago, 1520tik 1524ra bitartean tropa frantsesek Hondarribia hartu eta setiatu zutenekoa”. Irun erdi-erdian zegoenez, horren ondorioak garesti ordaintzen zituela azaldu du Garridok. “1521ean, Frantziako tropek egindako lehen erasoaldian, herrian zeuden 475 etxeetatik ehun besterik ez ziren geratu zutik, beste guztiak txikitu egin baitzituzten”.

Babesleku gisa, 1512ko azaroaren 21ean Gazteluzar eraikitzen hasi ziren irundarrak, gerora horren esanguratsua izango zen gaztelua, hain zuzen. Garridoren esanetan, hiru intentziorekin eraiki zuten: Behobia aldetik zetozen “Gipuzkoako etsaien sarrera kontrolatzeko”; ekialdeko sarrera kontrolatzeko, alegia, Hondarribia aldekoa; eta irundarrei babesa emateko. “Dena dela, ez zuen hiru helburuetako bakar bat betetzeko balio izan, eraiki eta gutxira frantziarren esku geratu zelako”. 1522an gertatu zen hori. “Irun eta Hondarribia frantziarren esku erori ziren; hain justu, gertaera hori izan zen ekainaren 30eko gudu handiaren eragilea”.

Arantxa Iraola eta Maite Asensio kazetariek argi jasotzen dituzte 1522ko ekainaren 30 hartako guduaren nondik norakoak Alardeak, ukatutako plazara (2018, Elkar-Berria-Jakin) liburuan: “Gaztelaren aldekoek konkistatua zuten Nafarroako erresuma, eta, Frantziako indarrak lagun, hura berreskuratzeko ahalegin bat egin zuten oraindik erreinuaren alde ziharduten tropek. Asmo horrekin etorritakoen artean zeuden, besteak beste, Lapurdiko ordainpeko soldaduak. Gaztelaren alde irabazitako bataila bat gogoratzen da, beraz. Izan ere, garaipena lortu zuten. Kontatzen da Irungo kapitainek herrian gerran jarduteko moduan zeuden 400 bat gizoni egin zietela dei borrokan parte hartzeko, eta lotan harrapatu zituztela tropa lapurtarrak. Horixe izan zen, antza, garaipenaren gakoetako bat. Jasota dago, halaber, herriko emakumeek eta haurrek ere parte hartu zutela batailan; lastargiak erabiliz, engainatu egin zituzten areriotzat zituzten tropak, iradoki baitzieten beste toki batean zebiltzala irundarrak”.

Garaileen bertsioa

Garridok garaileen bertsioa babesten du. Hark dioenez, Frantziak hartutako eremu horiek berreskuratzeko, hiru konpainia osatu zituzten, eta haien buru jarri ziren Miguel Anbulodi oiartzuarra eta Juan Perez Azkue eta Santxo Alkiza hondarribiarrak. “Haiekin batera borrokatu ziren Bizkaiko eta Gipuzkoako hainbat lekutatik etorritako herritarrak ere, Beltran de la Cueva Gipuzkoako kapitaina buru zutela. Etsaien aldetik, berriz, 5.000 soldatu etorri ziren: 1.000, Urtubiak eta Senperrek ekarri zituzten, eta beste 3.500, alemaniar mertzenarioak ziren. Etsaiak Aldabe eta Urdaerena baserrien inguruko zelaietan jarri ziren. Anbulodik, Azkuek eta Alkizak gidatzen zituzten konpainiek haien aurka egin zuten, eta baita garaipena lortu ere. Horren ondorioz, frantziarren eta alemaniarren bandoko 400 soldadu hil ziren eta beste 1.500 preso hartu zituzten. Hala ere, gudu hura irabaztearen ondoriorik garrantzitsuena da, gaur gauden tokian gaudela; galdu izan bagenu, ez baikinatekeen hemen egongo, Frantzian baizik”.

Galtzaileen bertsioa

Luis Maria Martinez Garate Nabarraldeko kidearen esanetan, “kontakizun horretan isildu egiten dute, gertatutakoak horretarako aukera ematen duen guztietan, Nafarroa subjektu politikoa zela eta tartean zela. Inbasioa justifikatzeko, aitzakia gisa jartzen dute Nafarroa eta Frantzia elkar hartuta zeudela, eta Frantzia aitasantutzaren aurkakoa zela, Italian zituen interesak edukita, Espainiako errege-erreginek zituztenen aurkakoak. Kontakizunean, hasiera-hasieratik, Espainiaren eta Frantziaren arteko gerra bat izan balitz bezala aurkezten dute, eta ikusmolde horri eusten diote konkista bukatu arte”.

Besteak beste, Pedro Esarte Muniainek idatzitako La Batalla de San Marcial. El origen festivo del Alarde de Irun en dos versiones (Iruñea, 2010; Nabarralde) liburua irakurri ostean atera zituen ondorioak Martinez Garatek. “Esartek, besteak beste, goitik behera botatzen du tropa okupatzaile frantsesei Gipuzkoako herritarrek beraiek eta beren borondatez aurre egin zietelako ideia, espainiarrek zabaldu nahi dutenaz bestera. Dena esatera, jakinekoa zen; baina Esartek frogatu egiten du ustezko tropa frantsesak Nafarroaren zerbitzura zeudenak zirela, eta horien artean, nafarrez, gaskoiz eta frantsesez gain —gogora dezagun Frantzisko I.a Frantziako erregeak ekinaldi militarra sostengatu zuela—, lanskenet alemanak eta beste mertzenario batzuk zeudela. Nafarroako erresumari 1512an Gaztelak kendutako subiranotasuna berreskuratzen saiatzen ari ziren”.

Martinez Garateren arabera, Espainiaren zerbitzura dauden historialariek beti azaldu dituzte gertatutakoak Frantziaren kontra egindako gerra batekoak balira bezala, Nafarroaren errealitatea ezkutatzeko asmo argiarekin. “Nafarroa konkistatu eta okupatu zutela ezkutatzeko, Nafarroa existitzen zela ere isildu egiten dute. Haien testuak irakurrita, ematen du garai hartan nafar subjektu politikorik ez zela. Kontrarioen aldean, interes espainiarren zerbitzura zegoen horretan, lekaioak ziren tartean zeuden bertako biztanleak, beste lurralde batzuetako beste hainbat bezala, eta mertzenarioen moduan ziharduten, soldatapeko soldadu gisa, lan honetan argi eta garbi ikusten den bezala”.

Martinez Garaterentzat, kontu honetan tristeena zera da: “Gure herriarentzat hain zorigaiztokoa izandako hori onartzea eta ospatzea urtea joan eta urtea etorri Irungo Alarde ezagunean. Okupazioa eta zapalkuntza goratzea da, menderakuntza eta minorizazioa ospatzea da. Euskal Herriarentzat hilgarria gertatu zen konkista kolpetik memoria historikotik ezabatzea da, eta, horrexegatik, ondorioak gaur egun inoiz baino nabarmenago dituen okupazio baten benetako historia faltsutzea”.

HITZA 2018/12/07

 

Advertisements

Leave a comment

Filed under Historia, Memoria, Uncategorized

AMNESIA EN EL MONTE ALDABE

Recientemente se ha difundido en la prensa guipuzcoana la constitución de una “Fundación V Centenario” cuya presentación será en Irún el 19 de diciembre, con una conferencia en torno al libro “Viendo dentro en la tierra a los enemigos. Las compañías de Azcue y Ambulodi frente a las tropas franco-navarras (1521-1522)”, de Denis Álvarez Pérez-Sostoa e Iñaki Garrido.

Su declaración de intenciones no puede ser más diáfana. Se trata de una justificación, basada supuestamente en la “historia”, de los alardes de San Marcial. Estos, se afirma, conmemoran la victoria de la ciudad frente a las tropas “franco navarras”. En el contexto de 1521-1522, la referencia nos sitúa en plena guerra de conquista del reino de Navarra y en los violentos orígenes del imperio español, católico y expansionista.

Desde finales del siglo XIX se viene celebrando en Irún un acto memorial que alude a un revés histórico, una derrota del país y sus libertades. Bien sabemos que en estos episodios son los vencedores quienes escriben la historia y que la batalla del monte Aldabe, tal como se acepta entre amplios sectores de Irún, está redactada por historiadores españoles. Pero, por acrítica y desinformada que sea la posición desde la que aceptemos estas versiones, ¿cómo a estas alturas del siglo XXI se le ocurre a alguien celebrar –y reivindicar el relato- de las brutalidades de un imperio genocida? ¿Cómo puede alguien festejar el ataque a las libertades de su propio pueblo? ¿Cómo es que a nadie se le ocurre una revisión de aquellos acontecimientos lamentables, y proponer una reparación de los derrotados, de los sometidos y humillados en aquellas circunstancias de ocupación militar del país?

El que a estas alturas del presente se reclame el 500 aniversario de dicha escaramuza como una victoria propia, de Euskal Herria, suena tan falso y embaucador como lo fue el otro intento de celebración, el del 500 aniversario de 1512, cuando intentaron pasar la invasión del duque de Alba como una “incorporación” o “anexión” al imperio español en términos voluntarios. Tras un profundo debate social, tras polémicas y congresos, hoy no existe discusión en la práctica sobre aquellos hechos: fue una conquista y una ocupación “militar, civil y eclesiástica”. La batalla del monte Aldabe (San Marcial) constituye un episodio vergonzante más de aquella guerra. Si alguien quiere informarse, ahí está el libro de Pedro Esarte “La Batalla de San Marcial. El origen festivo del Alarde de Irún en dos versiones”.

La de Navarra coincide en el tiempo con otras ocupaciones: Granada, Flandes, Nápoles, islas Canarias, el continente americano (y sus genocidios consiguientes). ¿Qué pretenden celebrar en Irún, la desaparición de un Estado vasco, libre, europeo, existente? ¿Se pretende banalizar la derrota de la Navarra independiente al estilo Borrell? ¿Por qué no celebramos, de paso, las andanzas del ejército de Hernán Cortés –que intervino en Amaiur según parece-, sus matanzas, sus rapiñas, sus violaciones?

Son hechos que se deben recordar, pero no celebrar. Sin memoria un pueblo está al albur de la manipulación, sin saber quién es, cuáles son sus circunstancias y orígenes. La amnesia es su peor enemigo. Toda sociedad se proyecta al futuro con una memoria. Si no la tiene propia, centrada en sus intereses actuales, alguien con poder se encargará de sustituirla con versiones  manipuladas, incluso contrarias a su realidad, como aquí ocurre. Su ejercicio, como destacó Walter Benjamin, es un acto de reivindicación de los agravios e injusticias sufridos por grupos sociales diversos —naciones, clases, sectores marginados…— y tiene como objetivo su reparación.

Un ejercicio de salud cívica y política sería que Irún revisara qué celebra en su gran fiesta. Se nos ocurre el modelo de José Antonio Agirre en el Estatuto de Lizarra de 1931, oficializado en 1936, o el acuerdo de las Juntas Generales de Gipuzkoa de 2 de julio de 1979, en los que se acuerda la modificación del escudo vigente desde 1513, y la desaparición de los “doce cañones” de Belate arrebatados a las tropas navarras. El acuerdo del Gobierno Vasco de 1936 afirma textualmente:

“El escudo adoptado por el Gobierno Vasco en decreto del 19 de octubre de 1936 consta de “las armas de Araba, Bizkaya, Gipuzkoa y Nabarra, en sus propios colores, eliminando de ellas los atributos de institución monárquica o señorial y de luchas fratricidas entre vascos, agregando los símbolos de su primitiva libertad…”

La batalla de Aldabe forma parte indudable de la manipulación de la memoria que hace oficial y justifica la sumisión del pueblo vasco, para lo cual –como apuntaba Agirre- no se duda en azuzar ofensas históricas y agravios internos para dividir y mejor dominarnos.

Luis María Martinez Garate / Angel Rekalde

Leave a comment

Filed under Historia, Memoria

KOLDO MITXELENA KULTURUNEA

El Centro de Cultura Koldo Mitxelena de Donostia-San Sebastián es un equipamiento público que la Diputación Foral de Gipuzkoa destinó a biblioteca y lugar de diversas actividades culturares, como exposiciones, conferencias, representaciones de teatro o interpretaciones de diversos tipos de música.

Un equipamiento público tiene como misión dar el mejor servicio posible a sus usuarios en el ámbito en el que tiene su competencia, el de la cultura en este caso. Su nivel de calidad se mide por el grado de satisfacción de los mismos. En los 25 años de funcionamiento tanto el número de usuarios/socios, muy alto, como el de reclamaciones detectadas, bajísimas, nos dan una idea del mismo.

A la vez, Koldo Mitxelena representa un buque insignia de la cultura vasca en el nivel de bibliotecas y fondos documentales, como el Julio de Urquijo. De modo semejante a como The New York Public Library o la del Trinity College de Dublin son emblemas culturales de ambas ciudades, Koldo Mitxelena es el equipamiento que se muestra a personalidades del mundo de la cultura de otros países cuando visitan Donostia.

Koldo Mitxelena es un punto de referencia clave para cualquier persona que quiera acceder a una novela, sí, pero también a estudios de historia, geografía, sociología, economía, psicología… o de las ciencias de la naturaleza, para componer un trabajo, estudio o simplemente obtener información.

En resumen, Koldo Mitxelena es un equipamiento que funciona perfectamente. Tiene, evidentemente, los achaques de una obra con una antigüedad de 25 años, las carencias de diseño de accesibilidad inherentes a su época y los deterioros propios del paso inexorable del tiempo y del uso.

Esto nos lleva a la necesidad de cambios. Pero estos deberían ir encaminados principalmente a solucionar los citados males, vinculados a la etapa de su gestación, a las carencias en los aspectos de movilidad principalmente, a las obsolescencias de algunos de sus elementos y a los quebrantos provocados por el paso del tiempo.

De repente, aprovechando las limitaciones y fallos indicados, las instituciones forales reciben una iluminación sobre la “necesidad” de cambiar también la filosofía del equipamiento como Biblioteca y parece que tratan de convertirlo en un elemento más de lo que Guy Debord destacó como una de los atributos básicos de la sociedad actual: una pieza de la “sociedad del espectáculo”.

De las declaraciones del equipo ganador del proyecto no se puede deducir otra cosa. Las generalidades que predican del mismo son vaguedades, inconsistencias, lugares comunes y vacíos. “Versatilidad”, “nuevos programas”, “optimización”, “usos múltiples”, “sensación más diáfana”… son términos que quedan aparentes, vistosos, pero sin contenido si no se expresa a qué cuestiones concretas del mundo de la cultura se refieren.

Tratan de definir un espacio cultural por los atributos físicos del edificio: volumen, diafanidad, versatilidad etc. Y no por sus contenidos culturales en los que, para serlo, se requiere un acceso material a los soportes (libros, fundamentalmente, en este caso) y una participación activa –crítica- de sus usuarios. La “sociedad del espectáculo” los reduce a simples “consumidores pasivos” y espectadores. En ella prevalece la apariencia sobre el contenido

En las cuestiones específicas, no hay concreción. Para empezar, ¿qué va a pasar con los servicios de biblioteca, que tan bien ofrece Koldo Mitxelena actualmente,  durante los dos años que va a permanecer cerrado? Y, avanzando un poquito más en el tiempo, ¿qué va a suceder con los libros, sí los libros, esos bloques de papel impreso encuadernado que contienen información, formación y disfrute para quien los lee? En lugar alguno de las informaciones aparecidas en la prensa donostiarra se hace mención a qué va a pasar con ellos. ¿Dónde se ubicarán? ¿Quién tendrá acceso? ¿Quién los podrá tocar, sí “tocar” y leer “in situ”? ¿Se convertirá todo en un “espacio virtual” sin una concreción tangible y sólo consultable a través del plasma?

Todas estas inquietudes habrían de ser resueltas antes de emprender cualquier proyecto de remodelación de Koldo Mitxelena, así como se deberían definir también los cacareados “nuevos programas” o “usos múltiples”. Tenemos un antecedente sintomático con lo sucedido en Tabacalera. Tabacalera es un equipamiento cultural público con un inmenso volumen utilizable, pero que no se precisa en realidades positivas. Es un modelo de los “usos culturales” en la “sociedad del espectáculo”. Fachada y poco contenido. ¿Es ese el futuro que plantean las instituciones de Gipuzkoa para Koldo Mitxelena?

Ante el despropósito que, parece, pretenden perpetrar contra uno de los principales equipamientos culturales no sólo de Donostía y de Gipuzkoa, sino del conjunto de la cultura vasca, exigimos la paralización total de este Proyecto y que se convoque uno nuevo con la finalidad preferente de solucionar los problemas técnicos, originales, y los debidos a la obsolescencia o al deterioro por uso y el transcurso del tiempo.

Leave a comment

Filed under Cultura, Uncategorized

CELEBRAR LA SUMISIÓN

El próximo martes, 7 de agosto, se celebrará en Getaria el aniversario de la llegada a su puerto de la nave Victoria capitaneada por Juan Sebastián Elkano, tras dar por primera vez la vuelta al mundo en 1522.

Los actos conmemorativos consisten en una representación de la llegada de la nao al puerto de Getaria, el desembarco de sus tripulantes con Elkano al frente y su acto de homenaje al emperador Carlos V como patrocinador de la expedición, iniciada bajo el mando de Fernando de Magalhaes en 1519. Magalhaes murió en Filipinas en 1521, fecha en la que Elkano se hizo cargo de la misma.

Es evidente que la infraestructura material y económica de la expedición corría a cargo de la monarquía española, pero que sin los conocimientos y experiencia de marinos como Magalhaes (portugués) o Elkano (vasco) la empresa no habría llegado a buen puerto.

Como otros colonizadores, los españoles utilizaron el conocimiento de marinos expertos por dos vías: la de contratación mediante pago, Magalhaes en este caso, o por su cualidad de súbditos, como Elkano.

Lo que sorprende más de la “celebración” de Getaria es el énfasis puesto en el acatamiento a Carlos V. Gipuzkoa fue una construcción política de Castilla tras la consolidación de la conquista de los territorios atlánticos de Navarra en el Mar de Bizkaia en 1200. Su institucionalización, a lo largo de los siglos  XIV y XV, corresponde a una política de ocupación y subordinación.

El ‘know-how’, la pericia, el ‘savoir faire’ de los marinos vascos por encima de las mugas administrativas de las potencias ocupantes (españolas o francesas a partir del fin de la ‘Guerra de los Cien años) es un mérito de la propia cultura vasca y de su institucionalización política a través del reino de Pamplona, primero, y de Navarra después. Los modos de vida de entonces convertían la vida en la mar y la explotación de sus recursos en una necesidad. Los vascos hicieron de la necesidad, virtud. Y fueron grandes marinos a lo largo de la historia.

A quienes se debería homenajear en Getaria y en otros tantos lugares es a los propios marinos: arrantzales, comerciantes, expertos constructores de barcos, corsarios o piratas. Nunca a los políticos extranjeros, colonizadores y expoliadores, ni a sus sucesores que hoy exhiben la “legalidad” de unos regímenes de ocupación.

La propia dignidad nos debería proporcionar elementos para distinguir ambas cuestiones. Homenajear a los marinos vascos, como Elkano, evidentemente, sí. Ocultarlo, homenajear en su lugar a los personajes políticos (o a sus herederos) que se apropian de sus méritos, y mantienen la división, sometimiento y expolio de nuestra nación, representa una preocupante carencia de autoestima. Pone de manifiesto un complejo de inferioridad de enormes proporciones. Y, de paso, una dificultad añadida para nuestra emancipación.

Leave a comment

Filed under Historia

MUSEO DE LA HISTORIA

Todas las naciones necesitan lograr cohesión interna con un relato compartido. Nos lo recuerda Iñaki Anasagasti en un artículo de reciente publicación, en los periódicos del grupo Noticias, al proponer la creación de un Museo Nacional de Historia.

En las naciones que disfrutan de un Estado propio, la existencia de un Museo de Historia que soporte el relato nacional viene proporcionada por el mismo y pagada religiosamente con los tributos de sus contribuyentes que, a su vez, se sienten reflejados en dicha institución.

Otra cosa sucede cuando una nación como la nuestra que soporta la actuación de dos estados impropios. Digo impropios como opuesto a propio, pero pienso que sería más correcto considerarlos como contrarios o, directamente, enemigos. En este caso el relato expresado en sus museos, históricos o de cualquier tipo, sirve para reforzar su ligazón interna y nuestra integración en sus estructuras sociales y políticas. Nuestra recuperación.

La idea de Anasagasti es pertinente, pero es una pena que su texto sea un totum revolutum de lugares comunes del imaginario hispano y, para colmo, sin referencia alguna a la máxima institución política, a nivel soberano desde el punto de vista internacional, que hemos tenido los vascos: el reino –Estado- de Navarra. Y, por lo mismo, a ninguno de sus hitos históricos: Orreaga, la organización social y política del Estado (el sistema Foral), su lucha por la supervivencia frente a sus adversarios: Castilla-España y Francia.

Precisamente la ausencia de referencias al Estado propio de los vascos hace resaltar su carencia en el momento presente. La relación de personajes del imaginario hispano sería impensable si el Museo Nacional de Historia se construyera desde nuestra propia centralidad. Parece concebida desde la perspectiva de uno de los estados impropios: el español. Personas irrelevantes para nuestra historia -la monja Alférez- o contrarios a la misma -como Loiola o Unamuno-, podrían aparecer, pero debidamente contextualizados. Sobre todo, deberían estar los que fueron mucho más importantes en el transcurrir de la historia de los vasconavarros: desde Iñigo Aritza hasta Margarita de Navarra, pasando por Sancho III, el Mayor, Sancho VI, el Sabio, el Príncipe de Viana o Francés de Jaso. O el propio redactor de los Anales del Reino, José de Moret.

La propuesta, bienintencionada y compartida, de Anasagasti queda muy coja pero podría suponer una declaración de intenciones para un próximo futuro. Incluso en la etapa contemporánea adolece de la presencia de personalidades como Zumalakarregi, Txaho, Campion, Arana Goiri o… Julio de Urkijo.

El artículo de Iñaki Anasagasti puede servir de emplazamiento a un debate, serio y sereno, de cómo una nación sin Estado propio, y con dos impropios, puede construir un Museo de su historia acorde con la perspectiva que hoy en día se tiene de los museos: no como algo estático, como un fósil, construido de una vez por todas. Un Museo debe ser una institución abierta a la propia sociedad, a sus inquietudes, a sus requerimientos memoriales y a su proyección hacia el futuro. En contacto permanente, además, con el resto de museos y academias nuestro entorno próximo y del mundo en general.

Ya irán surgiendo asuntos concretos: hechos, personajes, lugares… También, si la idea cuaja, su emplazamiento, forma legal, financiación y gestión. Creo que merece la pena abordar este proyecto.

Leave a comment

Filed under Estado, Historia, Memoria, Nación, Relato, Uncategorized

JORNADA SOBRE EL RELATO

Koldo 201803

El procés catalán, con sus sobresaltos, está desbaratando el discurso político del Estado español. El relato hispano se desacredita, se resquebraja. Nabarralde organiza para el mes de marzo en Agurain (día 17) una jornada de debate sobre esta situación, hasta qué punto nos alcanza o cómo podemos intervenir desde nuestra propia perspectiva vasconavarra.

Hablamos con Luis Mª Martinez Garate sobre estas cuestiones.

– ¿Hasta qué punto es importante el relato en este campo de las relaciones políticas, el Estado de Derecho, los pueblos y demás aspectos del marco en el que se inscribe nuestro país vasco-navarro?

Al igual que en otros aspectos de la realidad social no existen las “tierras de nadie” (“no man’s land”). No hay situaciones de “no relato”. Cualquier sociedad necesita para seguir existiendo como tal y para afrontar su futuro un “relato” que le dé cohesión y funcionar como tal.  El relato constituye el “punto crucial” (“turning point” que decía Fritjof Capra) necesario para que un pueblo se constituya en sujeto político. Si una sociedad sin Estado propio no construye su propio relato se verá inmersa en la de otro u otros, no será sujeto y, medio o largo plazo, recuperada en una estructura nacional extraña. Habrá sucumbido a un Estado imperial.

El uso de la palabra relato tiene el riesgo de ser identificada de modo excesivamente simple con el de narración y éste, a su vez, con el de historia. El relato va más mucho allá. Incluye la historia, pero también la memoria y, en general un imaginario mucho más amplio. Decía Josep Pla que “El meu país és aquel que quan jo dic ‘bon día’ em responen ‘bon día’”. También esto es relato. Pero la lengua por sí sola tampoco es “el” relato. Lo son las personas que la hablan, los paisajes en los que lo hacen, los modos en que trabajan, hacen la fiesta o cortejan, sus mitos…

Para los pueblos que tiene un Estado propio (no impropio o a la contra, como es nuestro caso el de Cataluña) todo esto viene implícito en las tareas “banales” que realiza, “desde la cuna hasta la sepultura”. Para los que no lo tenemos supone una tarea complicada el recuperarlo o construirlo. Hay que desmontar muchos planteamientos que se dan como implícitos y que erosionan día a día su cohesión propia. Más aún en la actual situación de mundialización de todos los procesos sociales.

En la pregunta me hablas del Estado de Derecho. En el relato de nuestros estados dominantes siempre se consideran como tales y lo proclaman a los cuatro vientos. Pero Estado de Derecho, un Estado democrático, no puede tener sojuzgados en contra de su voluntad a otros pueblos. Un Estado imperialista no puede ser democrático. Esta reflexión debe ser parte, también, de nuestro relato.

– ¿El procés catalán se mueve en este instante en el terreno del debate de ideas, teórico, o más bien, cerrado el camino del debate, estamos ante un uso de fuerza, un mero ejercicio de acción, enfrentamiento y poder?

El ‘proces’ de Cataluña creo que ha sido producto de dos factores que han actuado conjuntamente. Por un lado una larga reflexión teórica, basada un análisis muy serio 1) de la realidad histórica de Cataluña, tanto antigua como reciente (desde la Edad Media hasta los últimos 80 años e incluso de los diez últimos), 2) de la situación geopolítica de Europa y del mundo en general y 3) de los procesos de emancipación nacional ocurridos desde el principio del siglo XX. Por otro, y más necesario todavía, la existencia de un pueblo consciente de su personalidad, de su existencia como sujeto político. Ese pueblo ha sido capaz, en las condiciones más adversas (tras la derrota en la guerra de 1936-39) de acoger y, de mejor o más limitada manera, una inmigración (española primero y de fuera de Europa después) excepcional y de integrarla en sus modos de vida (lengua, cultura en general, etc.) Los atentados a la dignidad del pueblo catalán (sobre todo a nivel lingüístico y político) y a sus infraestructuras económicas provocaron su explosión.

– ¿Cómo ves el procés en este momento? ¿En qué momento se encuentra?

El ‘proces’ está en una situación muy compleja. Por una parte, la gran movilización de la propia sociedad catalana fue consecuencia de su conciencia y de la ‘mala leche’ producto del menosprecio y supremacismo por parte del Estado español y, por otra, la cesión del protagonismo a las estructuras burocráticas de los partidos políticos. El régimen español es radicalmente corrupto y los son, por lo mismo, sus apéndices burocráticos: sindicatos, partidos, administración en general… Los partidos políticos catalanes están inmersos en su dinámica y constituyen más un obstáculo que una facilidad para la emancipación de la nación catalana.

Como un aspecto muy positivo encuentro el conjunto de datos adquiridos que se han consolidado a lo largo de estos años. Existe el riesgo de dilapidarlos, pero están ahí. Uno de ellos es, precisamente, la propia movilización social. Entre estos datos está la constatación de que el independentismo es mayoría social y que es una mayoría con una gran cohesión. Constituye el núcleo de la “nación” en el sentido moderno de la palabra. Le sobran las polémicas partidistas y le falta una dirección estratégica.

La internacionalización del ‘procés’ con Puigdemont y su gobierno en Bruselas, ahora con Gabriel en Suiza, son factores positivos. La cárcel, por el contrario, es un factor negativo. Evidentemente para quienes la sufren, pero también para la actividad política del propio ‘procés’, que pierde un factor de iniciativa por la necesidad de su excarcelación.

– Como Nabarralde, ¿a qué reflexión nos debería llevar todo esto? ¿Cómo deberíamos aplicar lo que está sucediendo con el procés a nuestra propia realidad y a nuestro propio relato?

Como Nabarralde debemos ser capaces de valorar nuestra situación como pueblo dominado, como sociedad sometida. Constatar nuestras carencias y tratar de ponerles remedio. En la reflexión que hacía anteriormente sobre el ‘procés’ catalán exponía que allí existe un pueblo movilizado que aspira a su emancipación y que han logrado una reflexión teórica que, con mayor o menor éxito, está siguiendo un camino hacia ella. Estoy convencido de que nosotros tenemos la primera parte de la ecuación: un pueblo con voluntad, pero que adolecemos de la segunda. Nos falta por completo la reflexión teórica, histórica y memorial para construir el relato que nos convierta en sujeto político y nos permita encontrar el camino hacia nuestra libertad.

La consecución de la libertad necesita unas vías de acción política intensa y muy precisa, pero sin un relato asumido por la propia sociedad es imposible crear una estrategia ganadora. Nabarralde es, en mi opinión, una pieza clave en la construcción de este relato. Es nuestro reto y nuestra aportación a la Vasconia del futuro. La república de Navarra.

Entrevista en Kazeta de Nabarralde. Nº 126 (Marzo 2018)

 

Leave a comment

Filed under Relato, Uncategorized

HISTORIA Y OBJETIVIDAD

Cuando se toma un libro de historia, hay que estar atento a las cojeras. Si no logran descubrir ninguna, o están ciegos, o el historiador no anda.

Estudien al historiador antes de ponerse a estudiar los hechos

E.H. Carr

Ante un libro de Historia, o frente a un profesor que la imparta como asignatura, siempre existe, por parte del alumno o el lector, una actitud –muchas veces inconsciente- de sumisión o de aceptación acrítica de lo que se aprende. El historiador, autor o docente es visto, casi siempre, como autoridad. Lo que describe “es” una historia real. Relata los hechos que sucedieron a unas sociedades determinadas en unas épocas concretas. Y lo que narra se constituye en lo que sucedió realmente. Es algo objetivo.

Las cosas no son tan sencillas. Como afirma E.H. Carr, hay que estudiar al historiador, o al profesor, antes de aceptar sin crítica los hechos que describe. Lo normal es que cojeen. Si no somos capaces de percibir hacia qué lado, la credulidad distorsionará nuestro entendimiento.

Antes de iniciar la lectura de un libro o los cursos de un historiador es conveniente –tal vez necesario- visualizar un conjunto de reflexiones sobre la elaboración de los textos, sobre la profesión del historiador, sobre la narración de la Historia en general.

La perspectiva del historiador

Hace algún tiempo asistí a la presentación de un libro de historia. Historia contemporánea, del pasado siglo. Se describían hechos acontecidos en la guerra de 1936-39 en la región del Bidasoa. Este río hace de frontera entre los estados español y francés. En los hechos que se contaban abundaba la presencia del contrabando y los contrabandistas.

El contrabando en la comarca del Bidasoa es un hecho y la existencia de contrabandistas otro, asociado inextricablemente al anterior. Pero la narración de hechos y protagonistas es muy distinta según sea el marco sociopolítico y temporal en que se considere.

En el caso que cito, el historiador relata episodios de contrabando y sucesos de contrabandistas de la época de 1936, hasta los años cuarenta de la postguerra. No cuestiona el marco de los estados constituidos; son cuasi-eternos. A partir de ahí, con tal premisa, los hechos descritos se refieren a andanzas e intereses de grupos semimafiosos, movidos a corto plazo por el beneficio económico y el control del tráfico de mercaderías y personas, a medio y largo.

Si a esto se añade una perspectiva temporal reducida al propio conflicto bélico, se llegará a la conclusión de que el contrabando es una actividad de delincuencia, realizada por intereses individuales o de grupo, en su propio beneficio, al arrimo de una situación de guerra.

Por el contrario, un historiador que fuera capaz de interpretar los datos desde la perspectiva de la población que habita el territorio, al margen de las autoridades y poderes, por encima de fronteras artificiales, impuestas a lo largo de siglos, descubriría una comunidad de lengua, cultura, costumbres y modos de vida. Y a partir de ese dato tal vez entendiera que tras el contrabando actuaban unos modos de vida independientes de las fronteras estatales, gentes que trataban con parientes y amigos con la normalidad cotidiana de todos los pueblos del mundo y que las imposiciones de las autoridades se sorteaban de los modos más ingeniosos y variados. Tal es el caso de las gentes del Bidasoa.

Si, además, este hipotético historiador adoptara la perspectiva temporal de un siglo más atrás, se encontraría con dos conflictos bélicos de gran trascendencia para esta población: las dos guerras carlistas del siglo XIX. En ambas se manifestó la artificialidad de las mugas impuestas por los estados y, también en las dos, se expresaron comportamientos que permanecen explícitos en la Alta Navarra al comienzo del conflicto de 1936. Los elementos populares del carlismo sublevados contra el gobierno de la segunda República española siempre lo consideraron como un nuevo levantamiento del estilo de los del siglo anterior. Cuando se dieron cuenta del error, era ya demasiado tarde.

La consecuencia es que, con los mismos “hechos” entre las manos, según sea el marco mental del narrador, nos encontramos con dos visiones completamente distintas, incluso divergentes, de una misma realidad.

La selección de los hechos relevantes

Hannah Arendt en su trabajo “Verdad y mentira en la política” (1967) afirma:

… ¿Existen en realidad los hechos independientes de la opinión y de la interpretación? ¿Acaso generaciones enteras de historiadores y filósofos de la historia no han demostrado la imposibilidad de establecer hechos si estos no van acompañados de una interpretación, puesto que en primer lugar hay que rescatarlos del caos de los meros acontecimientos (y los principios para llevar a cabo la elección no se basan en los datos objetivos) y después hay que ordenarlos en un relato que sólo se puede transmitir desde una determinada perspectiva, la cual no tiene nada que ver con los sucesos originales? Sin duda, estas y muchas otras perplejidades inherentes a las ciencias históricas son reales, pero no constituyen un argumento contra la existencia de las cuestiones objetivas ni pueden servir para justificar que se borren las líneas divisorias entre el hecho, la opinión y la interpretación, o como excusa para que el historiador manipule los hechos a su gusto. Cuando admitimos que cada generación tiene derecho a escribir su propia historia, sólo estamos reconociendo el derecho a ordenar los acontecimientos según la perspectiva de dicha generación, no al derecho a alterar el propio asunto objetivo. Para ilustrar este punto, y como pretexto para no profundizar en él, recordemos que, al parecer, durante los años veinte, poco antes de morir, Clemenceau mantuvo una conversación amistosa con un representante de la República de Weimar sobre la cuestión de la culpa del estallido de la Primera Guerra Mundial, “En su opinión, ¿qué pensarán los futuros historiadores acerca de este asunto tan problemático y controvertido?”, fue preguntado Clemenceau, quien respondió: “No lo sé, pero estoy seguro de que no dirán que Bélgica invadió Alemania”.

En la misma línea, en 1961, E.H. Carr en su estudio “¿Qué es la historia?, ya afirmaba:”

“Los hechos no se parecen realmente en nada al mostrador de la pescadería. Más bien se asemejan a los peces que nadan en un océano anchuroso y aun a veces inaccesible; y lo que el historiador pesque dependerá en parte de su suerte, pero sobre todo de la zona del mar en que decida pescar y del aparejo que haya elegido, determinados desde luego ambos factores por la clase de peces que pretenda atrapar. En general puede decirse que el historiador encontrará la clase de hechos que busca. Historiar significa interpretar”.

Y también, en la misma obra:

“Solía decirse que los hechos hablan por sí solos. Es falso, por supuesto. Los hechos sólo hablan cuando el historiador apela a ellos: él es quien decide a qué hechos se da paso, y en qué orden y contexto hacerlo. Si no me equivoco, era un personaje de Pirandello quien decía que un hecho es como un saco: no se tiene en pie más que si metemos algo dentro.”

Este aspecto, no menos importante que el anterior, y relacionado con la perspectiva del historiador, es la selección de “hechos significativos” que efectúa el constructor de la historia. La selección siempre está hecha de acuerdo con los intereses del presente y, dentro de los mismos, del lado del que “cojea” el pie del historiador.

En el mismo libro, E.H. Carr incluye una cita de Benedetto Croce:

“Los requisitos prácticos subyacentes a todo juicio histórico dan a la historia toda el carácter de ‘historia contemporánea’, porque por remotos temporalmente que nos parezcan los acontecimientos así catalogados, la historia se refiere en realidad a las necesidades presentes y a las situaciones presentes en que vibran dichos acontecimientos”. 

Este párrafo ha sido resumido frecuentemente en la frase: “Toda historia es historia del presente”. La selección de las épocas a estudiar y, dentro de las mismas, los hechos concretos siempre se efectúan según los conflictos que vive la sociedad que los escribe y los intereses de quien los relata.

Como afirma el historiador Jacques Le Goff:

“La idea de que la historia está dominada por el presente descansa ampliamente sobre una frase célebre de Benedetto Croce que afirmaba que ‘toda historia es historia contemporánea’. Croce entiende aquí que ‘por muy alejados en el tiempo que parezcan los acontecimientos que cuenta, la historia en realidad se relaciona con las necesidades presentes y con las situaciones presentes en las que resuenan esos acontecimientos”

Si se estudia la situación de Navarra en el siglo XVI, los historiadores que se ubiquen en el presente en posiciones centradas en la propia población, es decir, con una comprensión democrática de la soberanía, harán hincapié en la situación de violencia que ejerció Fernando el Falsario durante la conquista de 1512 y narrarán los acontecimientos bélicos y de represión. Por el contrario un historiador afín a las instituciones del Estado, es decir, servidor de la unidad indisoluble de España, defenderá las ventajas de la paz y el crecimiento experimentados por Navarra a partir de mediados de dicho siglo, olvidando posiblemente que el auge económico de la monarquía española en esa etapa procedía del expolio americano.

Los historiadores del primer modelo estudiarán como fenómeno el inicio del retroceso de la lengua propia de los navarros. Mientras que los del segundo insistirán en la participación de determinados autores navarros en lo que más tarde se conocerá como el “Siglo de Oro” español.

Presentismo

Esta percepción del relato del pasado desde los conflictos sociales y políticos del presente no se debe confundir con el presentismo, que es otro de los errores en que muchos historiadores incurren con frecuencia.

El presentismo consiste en aplicar categorías actuales a realidades de otras épocas e, incluso en muchas ocasiones, enjuiciarlas. Categorías como democracia, libertad, nación, etc. surgidas como conceptos políticos en la modernidad no se pueden usar de cualquier forma al estudiar, por ejemplo, las etapas medievales.

Historia ancilla politicae

En la Baja Edad Media europea, en la época de la Escolástica, se definía a la Filosofía como ancilla teologiae es decir como sierva de la Teología. En caso de conflicto entre ambas siempre prevalecía la perspectiva teológica y la Filosofía quedaba relegada al papel de instrumento formal para ponerla en valor.

Con el auge de los nacionalismos en el siglo XIX, las naciones que construyeron su Estado intentaron justificar su existencia, territorio y poder, con base en la historia. Siempre se ha dicho que la historia la escriben los vencedores, pero casi siempre también han pretendido disimular este hecho. En la etapa de la eclosión de los nacionalismos los estados no tenían reparo alguno en proclamarlo. Sirva como ejemplo el siguiente texto de Marcel Detienne citando a Maurice Barrès:

 ‘He encontrado una disciplina en los cementerios donde divagaban nuestros predecesores.’ La ‘patria francesa’ tiene el deber de convencer a los ‘profesores’ de ‘juzgar las cosas como historiadores más que como metafísicos”. Es a ellos a quienes corresponde ‘esta gran enseñanza nacional por la tierra y los muertos’

Esto equivale a suponer que los historiadores deben estar al “servicio de la patria” y que el resto es metafísica. Una interesante reflexión para quienes pontifican sobre los” hechos” y la “objetividad” de la Historia.

Un caso próximo lo encontramos en un reciente artículo de Jordi Canal publicado por el diario ‘Economía Digital’, en el que acusa a los historiadores catalanes –incluyendo ¡a Jaume Vicens Vives!- de hacer “historia” al servicio de los intereses del nacionalismo catalán. Si algo caracteriza precisamente a Jordi Canal es su descarnada defensa del Estado español unitario. Asociado a ello está su planteamiento de las guerras carlistas como fenómeno religioso, campesino o cualquier cosa menos su relación con el sistema foral. Es una forma de “defenderse atacando” pero a la que de inmediato se puede aplicar aquella máxima de Horacio que tanto gustaba a Karl Marx: “Quid rides?. Mutato nomine de te fabula narratur”. Estás hablando de ti mismo.

Finalismo

Unido a la consideración de la Historia como instrumento al servicio de los intereses políticos, normalmente, de un Estado, está lo que se conoce como “finalismo”. Es un modo de enfocar la narración histórica no como algo abierto y, en principio, aleatorio, sino como algo que conduce inexorablemente a la realidad actual.

En nuestro caso se ha repetido hasta la saciedad aquello del “evidente destino histórico de Navarra como parte de España”. Se cita a Ximénez de Rada, a las Navas de Tolosa, a las guerras civiles del siglo XV y… ¡a San Francisco Javier! para apoyar el inequívoco destino español de Navarra. La historia francesa, escrita desde la perspectiva del unitarismo parisino, está repleta de ejemplos en el mismo sentido.

A pesar de no tener soporte documental ni de tipo científico más allá de los conocimientos históricos y la imaginación de quien las crea, son de gran valor la “ucronías”. Nos permiten reconstruir un hipotético proceso histórico en el que las cosas podían haber ocurrido de otro modo de cómo sucedieron. Con verosimilitud. En nuestro entorno próximo tenemos dos recientes: Una de Héctor López Bofill, en la que especula sobre una victoria catalana en la batalla de Muret (1213) y sus consecuencias sobre la posterior evolución de Occitania, Francia, Aragón, Castilla y los Países Catalanes.  Y otra de Mikel Zuza Viniegra sobre la evolución histórica de Navarra que en el intento de recuperación del reino de octubre de 1512 hubiera salido  vencedor Juan de Labrit.

Son ejercicios de interés, ya que abren la mente a posibilidades que no cuajaron pero que hubieran podido ser. Y una mente abierta a imaginar otros destinos, otras perspectivas, tiene una mejor capacidad de plantear para su patria un futuro de éxito. Por lo menos no es una mente sumisa, sino libre.

Memoria

El historiador italiano Enzo Traverso afirma:

“Ya que memoria e historia no están separadas por barreras infranqueables sino que interaccionan permanentemente, se deduce una relación privilegiada entre las memorias ‘fuertes’ y la escritura de la historia. Cuanto más fuerte es la memoria –en términos de reconocimiento público e institucional-, tanto más el pasado del que ella es vector llega a ser susceptible de ser explorado y puesto en historia.”

Y el catalán Albert Balcells:

“La historia busca la objetividad y asume la complejidad y las contradicciones humanas. En cambio, la memoria es subjetiva, simplificadora y polarizada, pero eso no quiere decir que sea falsa. La historia comporta contextualización, relativización y perspectiva o distanciamiento cronológico. Es sabido hoy que la inteligencia es emocional y que, por tanto, toda dicotomía es irreal en el ámbito del recuerdo del pasado. La memoria ya no se alimenta de mitos como en los tiempos más antiguos, ni de leyendas como en los tiempos medievales, sino que busca el soporte del conocimiento histórico. De aquí la confluencia entre la memoria, materia prima de la identidad colectiva, y la historia, que es una ciencia social. Como toda ciencia no es estática: está en revisión permanente. Con el paso del tiempo la perspectiva histórica es móvil y, así como el presente no se puede enfocar con los esquemas de hace cincuenta años, tampoco el pasado permanece incólume a este cambio, no por una contaminación de presentismo sino porque la perspectiva ha variado.

Memoria e historia presentan dos aspectos de una misma realidad: los hechos sucedidos en el pasado a una sociedad concreta. La historia –ciencia social y, por ello, relativamente objetiva– habría de ser el soporte de la memoria –realidad más cercana al activismo social-. En cualquier caso, memoria e historia interaccionan constantemente. La memoria activa provoca investigaciones históricas y revisiones de documentos de todo tipo. Pero también estas investigaciones pueden llevar a descubrir aspectos, antes desconocidos, que reconstruyan la memoria histórica de una sociedad

Una sociedad con memoria es una sociedad viva y tiene capacidad de  imaginar y construir un futuro. Raymond Aron decía: “El pasado no está definitivamente asentado más que cuando no hay porvenir”.

BIBLIOGRAFÍA

Arendt, Hannah. “Verdad y mentira en la política”. Barcelona, 2016. Página Indómita

Aron, Raymod. “Dimensions de la conscience historique”. Paris 1964. Editions Plon

Balcells, Albert. Introducción del libro. Pujol Enric & Queralt Solé (eds.)  “Una memòria compartida. Els llocs de memòria dels catalans del nord i del sud”. Catarroja 2015. Editorial Afers.

Canal, Jordi. http://ideas.economiadigital.es/analisis-politico-y-social/los-historiadores-catalanes-y-el-relato-nacional_412203_102.html

Carr, E. H.. “¿Qué es la historia?”. Barcelona 1973. Ed. Seix Barral.

Croce, Benedetto. “La historia como hazaña de la libertad”. México 2005. F.C.E.

Detienne, Marcel. “L’identité national, une enigme”. Saint-Amand (Cher) 2010. Ed. Gallimard.

Le Goff, Jacques. ”Histoire et mémoire”. Paris 1988. Éditions Gallimard.

López Bofill, Hèctor. “Germans del sud”. Barcelona 2017. Edicions 62.

Traverso, Enzo. “Le passé, mode d’emploi, histoire, mémoire, politique”. Paris 2005. La fabrique éditions.

Zuza, Mikel, “Causa perdida”. Iruñea-Pamplona 2015. Editorial Pamiela.

Artículo publicado en el número 13 (Año 2017) de la Revista GUREGANDIK del Centro de Estudios Arturo Campion

Leave a comment

Filed under Historia, Uncategorized